¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡VIVA EL 1º DE MAYO!

¡IMPULSAR LA RECONSTITUCIÓN DEL PARTIDO!

ÚNICA GARANTÍA DE MOVILIZACIÓN, POLITIZACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LA CLASE Y LAS MASAS, EN LA LUCHA CONTRA LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA Y DE LA DEFENSA DE LAS CONQUISTAS Y DERECHOS DEL PROLETARIADO.

En este primero de mayo, saludamos al proletariado internacional, las masas oprimidas y a todos los pueblos del mundo que resisten heroicamente las viles agresiones del imperialismo. Reafirmamos nuestro compromiso incuestionable en seguir luchando por la reconstitución del Partido Comunista de España, para servir al proletariado, las masas oprimidas y la revolución mundial, impulsando el Frente Antiimperialista Mundial y, forjando así la gran marea roja del proletariado y los pueblos que aplastará, con revolución, al imperialismo y a todos los reaccionarios.

Enarbolando, defendiendo y aplicando el Marxismo-Leninismo-Maoísmo a nuestras condiciones concretas, nos reiteramos en nuestro probado espíritu internacionalista proletario y saludamos a los Partidos Comunistas del Mundo, especialmente al Partido Comunista del Perú al, por siempre, gran forjador de comunistas, el Pte. Gonzalo, al Partido Comunista de Méjico en reconstitución y a todos los Marxistas-Leninistas-Maoístas presos, perseguidos y, especialmente recordamos a una comunista ejemplar: la camarada Nancy, recientemente fallecida en las mazmorras del genocida y reaccionario estado Peruano. Como Partido Comunista de España, nos reafirmamos en el llamamiento conjunto a todos los comunistas, para romper con el oportunismo y el revisionismo y juntos Enarbolar, Defender y Aplicar el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, única ideología que garantiza la condición de comunista.

Desde que en el 2008 se produjera el hundimiento de sectores financieros y estallara la crisis, continúa la desesperada pretensión por resolver la crisis económica más grave y extensa del sistema capitalista con imperialismo y globalización.

Desde entonces, el sistema imperialista mundial ha acrecentado el saqueo de los países del tercer mundo, ha aumentado la explotación de la clase obrera y las masas y arruina a su propia clase media, a la que aboca a una creciente proletarización. Las corporaciones multinacionales se concentran  en penetrar en nuevas grandes áreas de la economía, que les abran nuevas puertas a su continuado saqueo: asaltan la propiedad pública, la sanidad, la educación, todos los recursos naturales, etc. Sin embargo, la solución actual de la crisis del capitalismo globalizado, trae consigo la ruina de la mayoría y el incremento de la riqueza de los  menos.

Las potencias imperialistas agudizan sus contradicciones, aceleran sus acciones diplomáticas, de inteligencia, operativos policiales y militares, y, generan frentes de guerra como en el Oriente Medio, en el corazón de Europa y, principalmente en Asía, donde configuran la antesala de guerra de alta intensidad, de una nueva guerra mundial por el reparto del Mundo.

La solución de la crisis económica actual, marcará el preludio de la siguiente. Las crisis económicas son innatas al sistema capitalista, son el medio por el cual se regenera el sistema. El capitalismo globalizado no morirá por sí solo, únicamente comenzará su desaparición con el triunfo de la revolución proletaria.

Globalmente, y ante la agudización de la lucha de clases, se desarrollan cada vez más, leyes regresivas y represivas, que apuntan a la aplicación del “Derecho Penal del Enemigo”, es decir, dos derechos penales: un derecho penal para la generalidad y un derecho penal para grupos especiales de determinadas personas. O, cómo comúnmente solemos oír a la clase obrera y a las masas:" La justicia es para quién pueda pagársela".

Una justicia que juzga a los estafados por subvertir el “Orden Constitucional”, en lugar de a los estafadores.  Que usa una doble vara de medir que juzga y condena con draconianas sentencias de cárcel a obreros y masas, por protestar en defensa del derecho al trabajo, contra los desahucios, etc., y, sin embargo que decreta libertad para probados corruptos y ladrones.

En el Estado Español, iniciamos un año de mercadeo electoral, en el que pretenden, una vez más, que siga triunfando el clientelismo político, que elija a aquellos que seguirán gobernando a favor de banqueros y corporaciones multinacionales.

Partimos de la consideración de que la sociedad actual, en que vivimos, es capitalista, es decir, una sociedad en la que el modo de producción imperante explota, oprime y restringe las fuerzas productivas; donde los propietarios de los medios de producción extraen de la compra de la fuerza de trabajo la plusvalía, lo que les permite acumular una gran masa de capital que acrecienta cada vez más su poder económico, ahondando así la precariedad de la clase obrera y las masas. En los últimos tiempos en el Mundo globalizado, se está desarrollando una más profunda y expansiva explotación y opresión. Así, los hechos han venido demostrado aquello que denunciamos al finalizar la primera década del nuevo milenio: se está desarrollando un nuevo proceso de acumulación originaria de capital.

En el año 2010 comenzaron de forma explícita las políticas de recorte presupuestario y, con el pretexto del control del gasto, se incrementaron las normativas para favorecer el modelo financiero empresarial y de privatización. Así, de forma lenta pero sistemática se han ido restringiendo, reduciendo y eliminando sectores económicos completos. Esta, y no otra, es la política neoliberal del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y del Banco  Central Europeo, impuesta por la gran burguesía capitalista globalizada, a través de lacayos como la infame "troika".

La actual política capitalista, iniciada por el anterior gobierno y que continúa aplicando el actual gobierno de turno, busca no sólo acrecentar las ganancias del capital financiero, sino, principalmente, eliminar la resistencia que la clase obrera y las masas oponen al aumento de su explotación; buscan perpetuar el poder  político reaccionario, que tiene como único fin el saqueo masivo de los recursos públicos del Estado, depositados en unas pocas manos privadas.

La política económica neoliberal, en la que los distintos Gobiernos de las nacionalidades históricas y comunidades autónomas, han participado y la que sus gobiernos se han esforzado en aplicar, es una política económica en la que la economía sumergida va teniendo mayor peso, economía de verdaderos bandidos, saqueadores, corruptos, chantajistas, acaparadores, asesinos, conspiradores, opresores, supresores, autócratas, fascistas, de los más reaccionarios, aplicación política, para la que han contado con el pleno apoyo del podrido revisionismo, expresado aquí como “eurocomunismo”.

Política restrictiva que avala el robo y la rapiña ejercidas por la banca y las grandes corporaciones, sobre los pocos ahorros, las viviendas, y sobre todo aquello acumulado en años de trabajo y sacrificio por la clase obrera y las masas explotadas. Política restrictiva que, con la llamada reforma laboral, ha cambiado las relaciones laborales, liberalizó y abarató el despido, predominando ahora la precariedad laboral, el trabajo a tiempo parcial y el subempleo; que condena al desempleo  a casi el 25 % de la población activa, el seguro de desempleo llega únicamente al 50 % de los desempleados, los obreros de más de 45 años no tienen posibilidades de realizarse laboralmente y que ha generado una situación en la  que más de 2 millones 800 mil niños sufren su existencia bajo el umbral de la pobreza.

Hoy, pesar de que nos hablan de recuperación, de lenta recuperación, ésta no alcanza a los sectores más desposeídos, a los cuales les han ido siendo arrebatados los derechos y conquistas. Las políticas capitalistas que aplican para la recuperación, que el capitalismo dominante impone a través de sus gobiernos de turno, van siempre acompañadas de mayor explotación, de medidas que acrecientan el aumento de la represión estatal, son claramente anti-populares y van enfureciendo, cada día más, al proletariado y las masas del Mundo, lo que se manifiesta en el ascenso generalizado de la lucha de clases que hace crecer el campo de la revolución.

Las políticas económicas y sociales restrictivas, emanadas de la aplicación del neoliberalismo, están llevando a la agudización de las contradicciones entre el Estado y las nacionalidades históricas, dónde los nacionalistas enarbolan la bandera de la independencia. Contradicción de la que las posiciones nacionalistas tratan de sacar rentabilidad política, difundiendo ilusiones de demócratas pequeñoburgueses que no han comprendido la verdad elemental de que, bajo las condiciones del capitalismo sólo es posible la dictadura de la burguesía o la dictadura del proletariado y no hay lugar para la existencia de terceras vías o terceras soluciones. Al mismo tiempo que enarbolan banderas nacionales, tratan de dividir a los obreros del Estado, de exacerbar las querellas y los odios nacionales con el objeto de debilitar a la clase obrera y favorecer el poder del capital. Hacen esto, al mismo tiempo que, plagados de corruptelas, están aplicando las mismas recetas económicas y sociales dictadas por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo.

Nosotros, los comunistas, reconocemos el derecho inalienable de las naciones a la autodeterminación, por lo que nos declaramos enemigos de todo odio nacional, de las querellas nacionales y del aislamiento nacional. Somos Internacionalistas. Aspiramos a la más estrecha unión y completa fusión de la clase obrera y las masas oprimidas de todo el mundo en una única república Socialista Mundial. Sospechamos tanto, de todos aquellos que defienden la unidad de todos los obreros del Estado Español guiados por el chovinismo español, como de los que, guiados por prejuicios nacionales pequeñoburgueses, se disfrazan de partidarios de los intereses de la clase obrera para fraudulentamente hacernos creer en la política de conciliación con la burguesía nacional en contra de los obreros y las masas revolucionarias. Combatimos el chovinismo nacional en el Estado Español, al mismo tiempo que el nacionalismo en las nacionalidades.

Ante el hundimiento del “eurocomunismo”, han saltado a la arena política nuevos recambios, como futuros salvadores del capitalismo; resurge así, ante la caída de los eurocomunistas,  el oportunismo del regenerado trotskismo expresado en “Podemos”. Éstos, como los anteriores oportunistas, para nada cuestionan el sistema de explotación del hombre por el hombre, planean continuar con la política explotadora hasta lograr su objetivo, hasta aplastar toda la resistencia del proletariado y las masas oprimidas y perpetuar el sistema de opresión y explotación.

Ningún Marxista-Leninista-Maoísta, demócrata, progresista, patriota, ni la clase obrera y las masas, debe aceptar las políticas injustas impuestas por los gobiernos capitalistas de turno. La clase obrera y las masas oprimidas, tarde o temprano, se opondrán, cabalmente a las situaciones injustas, crueles e inhumanas. Serán desafiados por todo el pueblo de nuestro país y por los pueblos del mundo. La situación injusta generada por el capitalismo globalizado, va totalmente en contra de los intereses de la clase obrera y las masas y del avance de la humanidad.

La clase obrera y las masas, se están uniendo y luchan contra esta situación injusta, desarrollando una lucha justa. En la historia de todas las sociedades de clases, nunca se toleró eternamente ningún tipo de situación injusta, sino que las clases oprimidas y explotadas, se revelaron y sobrepusieron a cada situación injusta, pagando, incluso, con el precio de su propia sangre. Triunfaron, fracasaron, volvieron a triunfar y fracasar, hasta que, finalmente, llegue el triunfo final. El objetivo inmediato de las luchas justas de hoy, es derrotar la política injusta por completo y, a continuación avanzar hacia cambiar las condiciones sociales actuales que dan campo a las situaciones injustas. Si nos fijamos en la evolución política del Estado, esta inhumana situación generada, está abriendo un campo enorme para unir a la clase obrera y a las vastas masas oprimidas y, sin duda, terminará siendo un fracaso de la clase capitalista globalizada dominante.

En la actualidad, el principal obstáculo en el camino de la lucha de clases y la revolución, es la no culminada reconstitución del Partido. Es por ello que en este momento, todas las fuerzas han de centrarse y pensar en conjunto, cómo hacer frente, cómo avanzar en la tarea de la reconstitución, de encontrar la forma de alcanzar y forjar la unidad de los comunistas con el proletariado y las masas oprimidas de todo el Estado a fin de avanzar.

¿En este año de mercadeo electoral, algún partido u organización representa los intereses del proletariado y las masas? ¡No! El único y esencial fin que persiguen los que concurren a las elecciones, no es otro que el de conciliar a la clase obrera y las masas oprimidas con la política neoliberal del capitalismo globalizado. El único fin que persiguen es darnos la única posibilidad de elegir a los que, por cuatro años más, seguirán profundizando la política del capitalismo globalizado, y que únicamente traerá más explotación y opresión. Los comunistas llamamos a rechazar el mercadeo electoral y a centrarnos en la tarea principal del momento: la Reconstitución del Partido Comunista de España y las organizaciones de resistencia y a la lucha de la clase obrera y las masas, contra la política capitalista del neoliberalismo y la globalización.

Así, los hechos nos vienen demostrando la necesidad de llevar la ideología del proletariado a todos los frentes de lucha. A todo un frente de masas dónde las posiciones del proletariado se expresan,  en el que se acrecienta la lucha encarnizada contra las posiciones revisionistas, oportunistas y trotskistas. En el que el desarrollo de nuestra participación en cada lucha, las posiciones marxistas-leninistas-maoístas del proletariado, va teniéndose en cuenta al principio, penetrando y arraigando entre los oprimidos y explotados, e imponiéndose finalmente.

Los militantes del Partido Comunista de España, forjándonos en medio la lucha de dos líneas, la lucha contra el revisionismo y el oportunismo, plenamente inmersos en las luchas de la clase obrera y preparándonos para las jornadas por venir, somos conscientes de que la lucha actual y venidera, debe servir a la Reconstitución del Partido, ya que el Partido es la única garantía de movilización, politización y organización de la clase obrera y las masas, en lucha y resistencia contra la explotación capitalista. La existencia del Partido y sus organizaciones, es la única garantía en la defensa de conquistas y derechos del proletariado y las masas, es la única garantía que nos guiará por el camino hacia la abolición del sistema asalariado.

¡Enarbolar Defender y Aplicar el Marxismo-Leninismo-Maoísmo para unir a los Comunistas del Mundo!

¡Por el Frente Antiimperialista Mundial!

¡Oponer la Revolución Proletaria Mundial a la Guerra de Rapiña Imperialista!

¡Abajo el Circo Electoral, Reconstitución del Partido y Organizaciones de Lucha y Resistencia!

Mayo 2015

Comité Permanente

Partido Comunista de España